¿Valentía o delito?

RODOLFO LEMOS

OPINION – POR EL ABOGADO RODOLFO LEMOS

Viernes 11 de marzo de 2022. Una buena: por una vez, el tema deuda se discute en el Congreso de la Nación. Ese sí fue un gran aporte a la institucionalidad. Una mala: unos delincuentes que se disfrazan de activistas sociales, le arrojaron una bomba molotov a un policía, frente al Congreso de la Nación. Sabiendo que una bomba molotov es una botella que contiene nafta u otro líquido inflamable, el riesgo de una persona muerta por quemaduras no es un riesgo abstracto. El policía sufrió quemaduras en una pierna. Perfectamente podríamos encuadrar el hecho como tentativa de homicidio.


Ya no estamos en esa incómoda zona de discusión del alcance del derecho constitucional a peticionar a las autoridades, o a manifestarse de modo pacífico cortando una calle, en defensa de derechos colectivos. Aquí entramos en el derecho penal nuclear, el derecho penal más básico. El derecho penal en el que se apoyan los pilares más elementales de una comunidad de seres humanos: no matar, no robar, no violar, no causar lesiones graves o gravísimas a otro. Homicidio calificado en grado de tentativa.
El homicidio calificado del artículo 80 inciso 8 impone prisión perpetua a quien matare “a un miembro de las fuerzas de seguridad pública, policiales o penitenciarias, por su función, cargo o condición”. No estamos ante un delito menor, no se trata de un mero forcejeo en medio del calor de una manifestación. Arrojó una bomba molotov a un agente de la policía, que providencialmente, sólo resultó herido. Porque la persona que arrojó una bomba molotov a un agente de policía seguramente conoce bien la idoneidad que tiene ese explosivo para causar una muerte por quemaduras. Matar quemando a una persona. ¿Hasta ese punto llega el odio? ¿Hasta ese punto el relato de odio le quemó el discernimiento a un argentino? ¿En serio se pensó que era Agustín Tosco luchando con valentía contra Onganía? ¿Creerá que Alberto también es la dictadura, como Macri? ¿Qué otro delito vamos a permitir justificándolo con el derecho a expresarse? El agente de policía en plena democracia republicana, está pensando en contenerse, prefiere ser sólo una valla humana pasiva, para que no le inicien un sumario por excesos y no perder su empleo, con el que seguramente mantiene a su familia. ¿Ese agente de policía es el destinatario de semejante carga de odio?
Valiente en serio es quien enfrenta tiranías, no a la policía blanda de una democracia. Valiente es un conscripto que defiende su posición en medio del frío en Malvinas. Valiente es una madre ucraniana que escapa con sus niños pequeños en medio de una guerra. Sepamos diferenciar: no es coraje militante sino pura locura cobarde tirarle una bomba molotov asesina a un agente de policía en plena democracia, policía que obedece órdenes y defiende el Congreso de la Nación, que está sesionando.
Les dejo una frase de Atahualpa Yupanqui que los argentinos deberíamos empezar a utilizar entre argentinos, para pacificarnos: un amigo es uno mismo con otro cuero.
De paso, como les repito cada semana, no podemos matar inocentes que no pueden defenderse, como autoriza la inicua ley del aborto, que debe ser derogada.
Rodolfo Lemos Angulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.