Tristeza en Cabero: rompieron el Divino Niño Jesús de la Plaza de los Ombúes, que llegó de Colombia hace 25 años

Tristeza es lo que sienten vecinos de barrio Cabero. El domingo por la mañana se encontraron con la imagen del Divino Niño Jesús destruida, una pieza que tan celosamente cuidaban los vecinos de los alrededores de la Plaza de los ombúes. La pequeña escultura se encontraba dentro de un castillete de vidrio en el apacible santuario donde se lo veneraba. SIGUE ABAJO

Ana, una de las vecinas que voluntariamente mantiene ese sector desde hace años, le contó a Diario Río Tercero que el domingo por la mañana una vecina se encontró con la dolorosa imagen del Divino Niño roto en pedazos. SIGUE ABAJO

El castillete que resguardaba esa escultura de yeso recibió un ladrillazo que rompió el vidrio y la imagen también en su parte inferior.
Los vecinos juntaron uno por uno restos de la imagen y ahora están buscando quién pueda repararlo. SIGUE ABAJO

Ana contó que el Divino Niño llegó a barrio Cabero hace unos 25 años. Lo trajo desde Colombia la siempre recordada hermana Consuelo, quien decía que en barrio Cabero había muchos niños y que allí debía estar, como protector, el Divino Niño Jesús. SIGUE ABAJO

Los vecinos de Cabero comentan que por la noche en esa hermosa plaza hay juntadas donde los chicos consumen alcohol y otras sustancias.

Un comentario en “Tristeza en Cabero: rompieron el Divino Niño Jesús de la Plaza de los Ombúes, que llegó de Colombia hace 25 años

  • el 23 noviembre, 2021 a las 12:32 am
    Permalink

    Posiblemente la policía está ausente porque el concepto que tienen los vecinos de llamarla, es ser «botón» . Por ende como la gente no llama al 101 0 al 911 o a defensa civil entonces los revoltosos muchachos tienen vía libre. Existe un centro vecinal además que se cierne en torno a un grupejo, que creen ser los dueños y solo se dedican al chismoseo. Esperemos de que ese acto de barbarie sea un llamado de atención que nos manda el Santito para ser más solidarios y colaborativos . Gracias.
    Soy Erle Ponce.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.