La manipulación del odio

OPINION – POR RODOLFO LEMOS ANGULO, ABOGADO

RODOLFO LEMOS

Argentina creció desde 1870, y hacia 1910 era uno de los países más ricos del planeta. Yrigoyen, líder popular, planteó que convivimos con personas que desean nuestra explotación y nuestro fracaso. Duramente acuñó la frase “régimen falaz y descreído”, aunque ese mismo régimen creó las reglas de juego democráticas que permitieron su acceso al poder, y el régimen no se portó muy falaz ni demasiado descreído, porque respetó el triunfo del radicalismo en 1916. SIGUE ABAJO

Como Yrigoyen conocía bien los vínculos de Marcelo T. de Alvear con el “régimen”, me resulta obvio el sentido de su decisión en 1922, de elegir a Alvear como su sucesor, síntesis de los dos grupos. SIGUE ABAJO

Yrigoyen entendió que el camino de la discordia no terminaría bien para Argentina. Pero desde 1930 (y cada vez más), se hace carne entre nosotros la idea de que la culpa de nuestras frustraciones la tiene una parte de los argentinos. En los peores momentos, incluso les quitamos el derecho a llamarse argentinos: les decimos cipayos apátridas, traidores pagados por el oro extranjero, ladrones de nuestras riquezas naturales. Cierto marxismo simplificado, quiere hacernos creer que este es un fenómeno que se da en todos los países, entre burguesía rentista, y trabajadores, sin solución pacífica posible. SIGUE ABAJO

A esto le podemos llamar paradigma del conflicto, o también “el relato”, si lo mezclamos con nuestro folclore nacional y popular.
Como toda simplificación, deja muchos cabos sueltos sin explicar. Algunas inconsistencias del “relato”: 1) ¿Cómo podemos afirmar al mismo tiempo la veracidad de estas dos oraciones: a- el colonialismo convierte países ricos en desiertos miserables; b- Argentina entre 1870 y 1920 fue víctima del colonialismo más feroz de su historia. Pero Argentina en esos años se convirtió en uno de los cinco países más ricos del planeta. (¿?). SIGUE ABAJO

Respuesta poco seria del relato: cuatro vivos construían cientos de palacios y el pueblo vivía en la mayor miseria. 2) ¿Por qué otros países (Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Suiza y muchos más), no viven en continua lucha entre dos clases sociales antagónicas, si dice el relato que el fenómeno de la pugna por la distribución del dinero ocurre en todas las sociedades desde la irrupción del capitalismo? ¿Cómo explicar la “armonía” en algunos países capitalistas? 3) ¿Por qué el sector nacional y popular viene luchando desde 1945 por derrotar a la oligarquía (y decimos que “el pueblo unido jamás será vencido”) y en tantos años no lo ha derrotado? ¿Es acaso nuestra oligarquía la más fuerte del planeta? 4) ¿Cómo explicar que en esa lucha entre la burguesía rentista y el pueblo explotado, la líder de los explotados es una burguesa rentista que reivindica su capital familiar? 5) Si el gobierno popular progresivamente va haciendo la “felicidad del pueblo”, y esa felicidad fue creciendo más y más desde 2003 a 2015, cómo explicar entonces que el pueblo votó a Macri en 2015? SIGUE ABAJO

Respuesta del relato: el pueblo es bobo y se deja engañar por “la derecha” y los “medios hegemónicos”. El marxismo dice que hay que mantener al pueblo “con los ojos abiertos y la memoria viva”. En realidad, el “relato” procura mantener al ciudadano con furia, odio, crispación, para que razone menos y sienta mucha bronca, y pelee con todos. SIGUE ABAJO

Pero cuidado, porque tanto odio a veces se vuelve contra sus manipuladores. Un país que trae al presente más de 100 años de ofensas espantosas y anécdotas de odios, recordando y recordando, se autodestruye. Gritar: “¡Ahora se están metiendo con la comida de nuestros hijos!” abre la puerta a reacciones viscerales y emocionales muy oscuras.

En un extraño paralelo, la teología católica enseña que el engaño del demonio en parte consiste en que yo recuerde continuamente el mal que me hicieron, recordando y recordando, para que mi corazón se llene de odio y se destruya. Una persona (o un país) que odia, nunca es feliz, no razona claramente, es inestable, se enferma. Saldremos adelante con paz y buenas ideas, no con emociones negativas.

Rodolfo Lemos Angulo

2 comentarios en “La manipulación del odio

  • el 4 noviembre, 2021 a las 10:17 pm
    Permalink

    Un caluroso aplauso para Rodolfo Lemos Angulo!!! Mis más fervientes felicitaciones!!!

    Respuesta
  • el 5 noviembre, 2021 a las 6:07 pm
    Permalink

    Excelente Rofolfo Lemos Angulo !!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.