La familia del Gaucho Juan Jaime lo recordó en el día de su nacimiento

FOTO: JUAN JAIME, A LA DERECHA, CON SU HIJO HIPÓLITO

Juan Francisco Jaime, el último gaucho, como se lo conocía en esta ciudad, fue recordado hoy por su familia en el día de su nacimiento, el 28 de agosto de 1912.
El Gaucho Juan Jaime nació en Punta del Agua y de niño llegó a vivir a esta ciudad. Es la única persona que tuvo un monumento en vida, en la llamada Plaza del Gaucho, ubicada en Colón e Independencia, en el extremo oeste de barrio Villa Zoila.
Juan siempre vistió prendas gauchas y con mucho sentimiento se consideraba un verdadero gaucho. De chico trabajó en el campo, aprendió a montar caballos y se dedicaba a boyerear.
Sus padres fallecieron cuando él era chico. Luego de trabajar en varias poblaciones de la zona llegó a Río Tercero, donde se radicó definitivamente y donde conoció a su esposa. Tuvo un solo hijo, Hipólito Francisco “Pichón” Jaime, a quien bautizó con ese nombre por su fuerte simpatía con el radicalismo.
Su nieto, Juan Hipólito Jaime (57) recordó que su abuelo fue criado desde jovencito por Francisco “Pancho” Pellegrini, dueño de la carnicería que aún hoy se encuentra en Libertad y Sarmiento, que en ese entonces se llamaba frigorífico Boves, nombre de una localidad italiana, de la provincia de Cuneo, región de Piamonte.
Para mostrar el amor que sentía por su tierra y por los antepasados argentinos, su nieto Juan le contó una anécdota a este Diario.
Relató que Pellegrini lo invitó a viajar a Italia. Cuando llegaron al aeropuerto de Córdoba, que en ese entonces se llamaba Pajas Blancas, Pellegrini se encontró con un riotercerense, descendiente de italianos, quien también viajaba a Italia.
-¿Con este negro así disfrazado vas a ir a Italia? -le dijo ese hombre a Pellegrini.
Fue tanta la ofensa que sintió Juan Jaime, y no era para menos, que pegó la vuelta y regresó a Río Tercero.
Cuando el radical Abel Bossa fue intendente de la ciudad, entre 1987 y 1991, mandó a construir una escultura en su honor y la instaló en la plaza que ahora lleva su nombre, en Colón e Independencia, que el actual intendente Marcos Ferrer, dijo que remodelará y pondrá en valor.
El Gaucho Juan Jaime fue un gran recitador, que improvisaba de manera fantástica, un ferviente radical, un fanático de Atlético, club del cual fue arquero y atajador de penales, y en especial, un reconocido y muy querido personaje de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.