La canasta básica aumentó 7% en marzo y una familia necesitó $89.690 para no caer en la pobreza

En el mes de la inflación mensual más alta en 20 años, marzo, la canasta básica total (CBT) tuvo un incremento de 7 por ciento, por lo que una familia compuesta por dos adultos y dos niños necesitó ese mes un ingreso mensual de casi $90.000 para no caer bajo la línea de la pobreza, informó este jueves el Indec. SIGUE ABAJO

El índice de precios récord de marzo (6,7% según informó el organismo estadístico la semana pasada), tuvo su correlato en dos indicadores decisivos que marcan el ritmo del bienestar social: la canasta alimentaria, que solo incluye los bienes de primera necesidad, tuvo una suba de 6,5% en el tercer mes del año. De esa forma, una familia de cuatro integrantes precisó $39.862 para no ser considerada indigente. SIGUE ABAJO

En términos interanuales, la CBT tuvo una suba anual de 47,3%, lo que la ubica por detrás del ritmo general de precios. En ese sentido el registró más crítico es el de la canasta alimentaria, cuyo valor creció 55,2% a marzo, en línea con el IPC. SIGUE ABAJO

Los dos indicadores son decisivos para medir el impacto de la crisis económica en los indicadores sociales. Eso sucede porque la canasta básica total -que además de alimentos incluye otros ítems del gasto como indumentaria, salud, transporte o educación- determina la denominada “línea de pobreza”. Es decir, los hogares con ingresos menores a la CBT son los que pasan a ser considerados pobres. SIGUE ABAJO

De la misma manera, la canasta alimentaria -que tiene un alcance limitado a bienes de primera necesidad, los alimentos- es la que configura la “línea de la indigencia”: aquellas familias que no lleguen a cubrir los ingresos necesarios para adquirir la canasta básica alimentaria son indigentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.