El etiquetado frontal de alimentos ya es ley

La Cámara de Diputados de la Nación convirtió en ley el proyecto de etiquetado frontal de alimentos, ideado para advertir a los consumidores sobre los excesos de grasas, sodio y azúcares en los productos con el fin de ayudar a combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos.
La iniciativa fue aprobada en general con 200 votos positivos; 22 negativos y 16 abstenciones. SIGUE ABAJO

Esta ley obliga que las industrias alimenticias incorporen en el frente de los envases de los productos ultraprocesados una etiqueta con forma de octógono negro y letras blancas que advierta el exceso de nutrientes críticos para la salud, como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías. SIGUE ABAJO

La ley establece la prohibición de emitir publicidad comercial -dirigida a niños, niñas y adolescentes- de productos con sellos de advertencia. SIGUE ABAJO

Además, los productos que tengan más de un sello de advertencia no podrán incluir dibujos animados, personajes, figuras públicas, regalos ni elementos que llamen la atención de niños, niñas y adolescentes. SIGUE ABAJO

Al abrir el tratamiento del proyecto, en un debate puede se extendió por varias horas, la presidenta de la comisión de Legislación General, Cecilia Moreau, afirmó: “el Estado argentino no va a mirar para otro lado” en un contexto de “enfermedades crónicas no transmisibles” como la obesidad, la hipertensión y los problemas cardíacos, que afectan a su población y que se pueden prevenir a partir de la alimentación. SIGUE ABAJO

Por eso, marcó la importancia de destacar la información nutricional en las etiquetas de los productos alimenticios, debido a que en la actualidad muchas “son ilegibles”.
“El 66% de la población argentina tiene exceso de peso, el 32% tiene obesidad, el 40% padece presión arterial elevada, el 30% tiene colesterol elevado y el 41% de los niños y adolescentes tienen exceso de peso”, completó. SIGUE ABAJO

Moreau explicó que con la ley de etiquetado lo que se busca es “la prevención” en términos de salud y “la garantía de los derechos de todos los argentinos” a acceder a ella con información clara.
“El octágono negro es la forma más eficaz de que los consumidores detecten nutrientes críticos en los productos alimenticios”, dijo respecto al etiquetado que se propone.
La diputada del FDT, Liliana Schwindt, ponderó la ley como un “hito para consumidores y usuarios”, pero también “para la producción alimentaria argentina”. SIGUE ABAJO

“Esta ley es poner en lo más alto a los consumidores, que hace años reclaman información clara, precisa y veraz”, dijo.
En octubre del año pasado el proyecto de ley de etiquetado recibió la media sanción de parte del Senado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.