Drama: inician última etapa para
rescatar a niño de 5 años que cayó
en pozo de 32 metros hace tres días

La excavación vertical para llegar a la misma profundidad del fondo del pozo donde se encuentra el niño Rayan, en una localidad de Marruecos, está en sus “últimas etapas”, informaron a Efe las autoridades locales, tras lo que se asegurará el terreno y se iniciará la excavación de un túnel horizontal hasta el pequeño.
Las operaciones de rescate del niño de 5 años que lleva 72 horas en el fondo de un pozo en la localidad marroquí de Ighran, al norte del país, siguen sin descanso dirigidas por los efectivos de Protección civil, ingenieros civiles y topógrafos, que están ahora acabando de llegar a los 32 metros de profundidad mediante excavaciones verticales en paralelo al agujero.
Según las mismas fuentes, cuando se tenga la certeza de que se ha llegado a ese nivel, se asegurará el terreno y luego se iniciará la perforación de un túnel en horizontal de unos metros para alcanzar al menor.
Aunque no ha trascendido el estado físico del niño, que está monitorizado continuamente, los servicios de rescate marroquíes trabajan a destajo “con la esperanza de sacar a Rayan vivo”, aseguraron las mismas fuentes.
Según explicó en el lugar un miembro del comité de seguimiento y vigilancia del rescate, Abdelhadi Tamrani, la operación es muy dificultosa y “el riesgo de derrumbe está todo el rato presente”, no solo sobre el niño sino también sobre los miembros del equipo de rescate.
Cada metro excavado, detalló el experto, tiene una particularidad especial por la extrema fragilidad del terreno, compuesto sobre todo por tierra arcillosa.Rayan cayó el pasado martes al pozo situado junto a la casa familiar de la aldea de Ighran, a unos 70 kilómetros de la localidad norteña de Chauen, pero los trabajos de rescate comenzaron ayer, cuando las autoridades acudieron a la llamada de los padres, que después de buscar al niño lo localizaron en la cavidad.
Según explicó el padre a varios medios locales, sospecharon que su hijo estaba dentro del pozo y entonces introdujeron un móvil con la cámara encendida suspendido por una cuerda, con el que verificaron que se encontraba en el fondo.
El padre indicó que el pozo estaba cubierto con un barril, pero que el niño lo debía haber movido de su sitio antes de caerse dentro.
Cuando comprobaron que el niño estaba en su interior, afirmó, alertaron a las autoridades, que ayer comenzaron las tareas de rescate. Varios voluntarios intentaron acceder al fondo cogidos por una cuerda, pero el pozo es tan estrecho (entre 30 y 50 centímetros) que se quedaron encajados en el camino.
Las fuentes insistieron en la complejidad de las labores de rescate, que avanzan con cautela por el “elevado riesgo de deslizamiento de tierra” en el lugar.
Las maquinarias movilizadas han excavado paralelamente al agujero donde cayó el pequeño y han logrado perforar más de 28 metros de forma vertical, explicaron las mismas fuentes.
Agregaron que ahora hay preparativos para realizar la perforación de un tunel horizontal para llegar al pequeño.
Las autoridades marroquíes movilizaron un helicóptero medicalizado en la zona, mientras un médico y anestesista se encuentran preparados para intervenir in situ.
De momento no hay informaciones confirmadas sobre el estado de salud de Rayan, pero varios medios locales presentes en el lugar señalaron anoche que el niño sigue vivo, y las imágenes transmitidas en directo mostraban a los efectivos marroquíes que suministraban oxígeno y agua con azúcar a Rayan.
Los medios locales emitieron transmisiones en directo toda la noche, que fueron retransmitidas a su vez por el canal árabe Al Jazeera Mubasher.
En ellas se mostraba el avance de los trabajos, que fueron interrumpidos en algunos momentos ante un deslizamiento de tierra o para dejar paso a los topógrafos y expertos presentes en el lugar, de cara a hacer los estudios necesarios antes de retomar las obras.
Se veía en las imágenes una masiva presencia de ciudadanos que pasaron toda la noche en el lugar mientras realizaban de vez en cuando rezos por el niño.
El suceso ha causado una gran conmoción en Marruecos, donde las redes sociales se llenaron de las fotos y mensajes de solidaridad a los padres del niño. Muchos internautas cambiaron sus fotos de perfil por la de Rayan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.