Tarquino y la ganadería argentina

OPINIÓN – POR ROBERTO BEZZATO (H), DELEGADO ZONAL DE LA SOCIEDAD RURAL ARGENTINA

ROBERTO BEZZATO (h)

En estos tiempos que corren, donde el tema de la ganadería, que si bien en nuestra zona, como actividad productiva, ha ido perdiendo, por diversos motivos la importancia que supo tener, se discute en todos los ámbitos posibles, por ello quisiera hacer una pequeña reseña histórica y marcar un hecho inédito en esta noble actividad. SIGUE ABAJO

Con la llegada de los colonizadores y conquistadores españoles a principios y mediados del siglo XVI, se introdujeron los primeros especimenes vacunos, pertenecientes a las razas “Andaluza”, “Lidia” e “Iberia”, que con el tiempo empezaron a poblar, sobretodo las llanuras de la región pampeana y del litoral. SIGUE ABAJO

Debido a las excelentes condiciones climatológicas y de suelo, hubo un importante desarrollo en un periodo realmente corto, este es conocido como el origen del ganado criollo o “cimarrón”.
Con el tiempo, estancieros visionarios decidieron mejorar los estándares de raza y producción, y fue por eso que uno de ellos, el escocés John Miller, propietario de la estancia La Caledonia, que por otro lado era vecino de don Juan Manuel de Rosas, importó desde las Islas Británicas, al toro Tarquino, de la raza Durham o Shorthorn como más se conoce por aquí, propiedad de Hulley y Cía. de Londres. SIGUE ABAJO

La fecha de tan importante evento es realmente incierta debido a la inexistencia de documentos fehacientes, dado que algunos dan como tiempo de ingreso el año de 1823 otros en marzo de 1836, sin embargo a pesar de esto, lo importante es que comenzó una nueva etapa en la ganadería argentina que fue la de la “mestización”, o sea el entrecruzamiento de razas de diferentes orígenes como por ejemplo británicas (entre estas, además del Shorthorn, se encuentran Aberdeen Angus y Hereford) y continentales (Charolais y Limousin, preferentemente) entre si, o con el ganado criollo ya existente, lo cual llevo al campo argentino en general y el sector pecuario, en particular, a ocupar un lugar de jerarquía, que por obra de diferentes factores ha ido decayendo en los últimos tiempos. SIGUE ABAJO

Es por eso que hombres como Miller y seguramente otros más, tanto del pasado como del presente nos deben servir de ejemplo, para seguir avanzando en el crecimiento y desarrollo del sector productivo.

Roberto Ernesto Bezzato (h)
Delegado Zonal de la
Sociedad Rural Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *