Responsabilidades viejas

POR EL ABOGADO RODOLFO LEMOS ANGULO

RODOLFO LEMOS ANGULO

Ver los videos en Youtube de Néstor Montalbano llamados Año 1970 – Argentina (y Año 1971, 1972 y anteriores y posteriores), fue como hacer una terapia, por un pasado que, en parte, no he vivido yo, que no he disfrutado ni he sufrido yo, sino mis padres, abuelos, bisabuelos.
¿Llevamos en los genes los recuerdos emocionales de nuestros ancestros? ¡Absurdo!
¿Pero cómo explicar entonces la nostalgia por tiempos que yo no he vivido? SIGUE ABAJO

Platón nos habla del mundo real y del mundo de las ideas. Mi padre decía (medio en broma, medio en serio): “este mundo no es como debería ser”, e inmediatamente se preguntaba de dónde le surgía esa idea.
Si una persona sólo ha conocido una silla de madera en toda su vida: ¿con qué imagen de silla podrá comparar esta silla real? ¿Cómo puede decir “esta silla no es como debería ser”, si jamás conoció otra silla, ni mejor ni peor?
Nacemos y este es el único mundo que conocemos. ¿De qué rincón misterioso de mi cerebro, de mi corazón, de mi espíritu, me surge la idea de que este mundo, el único que conozco, no es como debería ser? ¿En dónde he conocido otro mundo perfecto con el cual lo comparo? SIGUE ABAJO.

Los argentinos de 1900, que vivían en uno de los países más ricos del planeta, más pacífico, sin odios raciales, ni religiosos, ni políticos, decían que esta Argentina no era como debería ser.
Yrigoyen en 1910 hablaba del régimen falaz y descreído. Lisandro de la Torre criticaba la corrupción moral, en los años treinta. Perón denuncia la injusticia social en los años cuarenta. Quizás Platón tenía razón: además de este mundo real e imperfecto, existe un mundo de las ideas, mundo ideal, en el que existe el triángulo equilátero perfecto y la Argentina perfecta, y de algún modo yo puedo acceder a esa información con mi mente, la traigo a mi imaginación y comparo este triángulo que dibujé, o esta Argentina o este mundo en el que vivo, y digo “este mundo, este triángulo, esta Argentina no es como debería ser. SIGUE ABAJO

¿Qué nos pasó? ¿En qué minuto nos robaron un país que era esperanza para muchos? De modo superficial, algunos argentinos han indicado que los 70 años de peronismo (1950-2020) fueron los culpables. A modo bíblico y usando conceptos del cristianismo, dicen que Argentina era un país feliz, verdadero paraíso en la tierra, hasta que cometimos nuestro pecado original del peronismo, y luego todo empeoró. SIGUE ABAJO

Mi sensación es que no hay un pecado original en 1945, que luego nos persigue como una maldición determinista, de la que no somos culpables.
Cada generación de argentinos que fueron naciendo, cada uno de nosotros (excepto los niños muy pequeños) hemos cometido de nuevo el pecado original, repitiendo errores de nuestros padres y abuelos, sumando (algunos más, otros menos) nuestro granito de arena para formar este desierto árido, sintiendo la sequedad de una desesperanza, en las que, como congelados en el tiempo, nos señalamos mutuamente con el dedo buscando culpabilizar a los otros (siempre los otros, del presente o del pasado). Ojalá salgamos del infierno del odio y la desesperanza y pasemos al purgatorio de quien sufre porque tiene mucho que mejorar, trabajar y cambiar, pero ya tiene la certeza de que camina un camino de amor, perdón y proyectos nuevos para nuevos argentinos. Para que al menos por un ratito, podamos sentir la tregua de que este mundo es como debería ser.

Rodolfo Lemos Angulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *