El dios Jano y el Año Nuevo

POR ADRIÁN VITALI

En la mitología romana había un dios que se llamaba Jano. La particularidad es que tenía dos caras, una que miraba hacia el pasado y otra hacia el futuro.
Para Jano no había  presente; el presente era apenas el fugaz instante que divide lo que se fue, de lo que viene, sin fijarse ni detenerse en ninguno de los dos tiempos. SIGUE ABAJO

Era el dios de las puertas, el dios de los comienzos y de los finales. Por eso le fue consagrado el primer mes del año: Enero.
Quizás esta representación del dios Jano con los dos rostros define la historicidad humana. SIGUE ABAJO

Estamos en las vísperas que separan el pasado del futuro, que separan el 2021 del 2022, estamos en el umbral de los cambios y de las transiciones.
Estamos vivos por eso podemos esperar el futuro y hacer memoria del pasado. Porque nuestro destino es el presente fugaz y fugitivo, que ensambla el antes y el después en la  precariedad de nuestro propio cuerpo, que va tejiendo la historia, la única historia la historia humana narrada en nuestros genes. SIGUE ABAJO

Que podamos en este Año Nuevo, con nuestros años viejos, hacerlo un poco más justo y más inclusivo.
FELIZ  AÑO NUEVO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *