El dilema de quién hace el control de las restricciones en la ciudad; ¿actuará la Justicia?

Muchos, la gran mayoría, de los comercios alcanzados por las restricciones que dispuso el Gobierno nacional, están trabajando con normalidad y sin inconvenientes. Ni la Municipalidad ni la policía están realizando controles. Ni en la Municipalidad, ni en la gente está el ánimo de perseguir o denunciar a quienes hoy están trabajando al margen de la ley por estar alcanzados por las restricciones, como el sector gastronómico, los gimnasios y natatorios.
Así, todo parece indicar que la decisión de clausurar o sancionar quedará en manos de la Justicia local.
Desde la comisaría de Río Tercero se explicó a este Diario que los controles “los debe hacer la Municipalidad que es quien tiene el poder de policía ahora”.

Sigue abajo.

Agregaron que el Gobierno provincial ha suspendido las facultades que tenía la policía de controlar y sancionar en el marco de la ley 10702, aprobada meses atrás y que estableció un nuevo régimen sancionatorio para las personas físicas o jurídicas que incumplan los Protocolos de Actuación, Disposiciones y Resoluciones del Centro de Operaciones de Emergencia Central (COE), dentro del territorio de la Provincia de Córdoba.
Por su parte, desde el Municipio argumentaron en diálogo con este Diario que el personal está dedicado a atender las demandas de la pandemia. “Un tercio de nuestro personal está aislado por ser de riesgo, otro tercio está aislado por ser positivo o contacto estrecho, y el otro tercio está trabajando para atender a las más de 2000 personas que tenemos aisladas. No tenemos recursos humanos para hacer los controles”, explicó Emiliano Afara, secretario de Comunicación e innovación.
Además de esa explicación, hay una postura firme del Municipio en no hacer controles, ni clausurar comercios, que fue expresada de forma clara por el intendente Marcos Ferrer.

Sigue abajo.

El intendente expresó que no comparte ni la decisión de la Nación de poner a Río Tercero en aislamiento social, ni la de la provincia de restringir el horario de circulación, medidas que considera arbitrarias y tomadas por
“técnicos” que no conocen la ciudad.
A todo esto, la Policía dice que intervendrá en controles solo si el Municipio se lo pide.
Si la policía recibe una denuncia de un particular sobre algún comercio o actividad que está incumpliendo la restricción, se la trasladará al Municipio. Pero es posible que el Municipio no controle ese lugar. Entonces la policía trasladará la denuncia a la Justicia. Si la Justicia pide la intervención de la policía, entonces sí actuará esa fuerza. En definitiva, hoy la decisión de clausurar o sancionar a alguna actividad está en manos de la Justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *