El Concejo Deliberante de la ciudad declarará hoy Ciudadana Notable a Ana Elba “Coca” Gritti

El Concejo Deliberante de Río Tercero declarará hoy “Ciudadana Notable” a la abogada Ana Elba “Coca” Gritti, quien con su lucha y el acompañamiento de sus abogados, entre ellos el también riotercerense Aukha Barbero, hizo que la causa por las explosiones en la Fábrica Militar de Río Tercero no cayera en el vacío luego del pago de las indemnizaciones y que la Justicia dictaminara que habían sido un hecho intencional y programado desde altas esferas del Estado.
SIGUE ABAJO

Ana Gritti, quien murió el 8 de abril de 2011, a los 65 años, fue la única querellante de la causa penal en los hechos sucedidos los viernes 3 y 24 de noviembre de 1995 en la Fábrica Militar. Ahora son querellantes sus dos hijas, María Julia y María Eugenia.
“Coca” era esposa del profesor Hoder Francisco “El Rayo” Dalmasso, una de las siete víctimas fatales que dejaron las explosiones en la Fábrica Militar, con quien se había casado en 1982. SIGUE ABAJO

Ana Gritti nació en Corralito y con su familia se radicó en Río Tercero cuando tenía 10 años. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el colegio Jesús, María y José y a los 20 años fue secretaria en el Instituto Dr. Alexis Carrel. Luego ingresó a trabajar en la Municipalidad de Río Tercero como secretaria de Prensa y comenzó a estudiar en la Facultad de Derecho en la UNC.
Ana fue una mujer multifacética: docente de nivel secundario durante varios años; primera paracaidista femenina; corredora de carreras automovilísticas conduciendo un Peugeot 404; fotógrafa; modelo; recitadora en festivales folclóricos con diversos premios y desarrolló cualidades de artista en el teatro junto a Elver Ressa, entre otras actividades.
SIGUE ABAJO

Fue presidenta de la Delegación Río Tercero del Colegio de Abogados de Villa María, luchando por la independencia de los Tribunales de la ciudad. Cuando se creó la Delegación Río Tercero, fue la primera presidenta del Colegio y luego fue presidenta de la Federación de Colegios de Abogados de la Provincia de Córdoba.
Se casó con Hoder Francisco “El Rayo” Dalmasso en 1982 y tuvieron dos hijas, María Eugenia y María Julia.
En las explosiones sufrió la pérdida de su esposo cuando sus hijas eran pequeñas. Sufrió, pero se nutrió de la fuerza y el coraje que siempre la caracterizó, por lo que como querellante comenzó su lucha por la “justicia y la verdad”.
SIGUE ABAJO

Luego de piedras y trabas en el camino, como sus teléfonos intervenidos y con amenazas mediante, reunió pruebas para demostrar que lo del 3 de noviembre de 1995 no había sido un accidente, sino “un brutal atentado perpetrado por los propios funcionarios del gobierno nacional”, según sus propias palabras.
Ana escribió el libro “Un crimen sin nombre”, donde expuso la existencia de terrorismo de Estado en plena democracia.
Falleció el 8 de abril de 2011 luego de sobrellevar una grave enfermedad y sus hijas pasaron a ser querellantes de la causa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *