Cuatro temas

OPINIÓN – POR RODOLFO LEMOS ANGULO, ABOBADO

RODOLFO LEMOS

-Primer tema: los juicios a las Juntas, con la recuperación de la democracia, convirtieron a la Argentina democrática en un gran referente de la defensa de los derechos humanos. A casi cuarenta años de esos hechos, es muy desconcertante la actitud de nuestro gobierno: cuando Israel reprime con dureza los ataques de terroristas, advertimos los excesos. Cuando Nicaragua, Venezuela, Cuba, Rusia o China violan derechos humanos, decimos que desconocemos la situación o señalamos que no podemos entrometernos en los asuntos internos de otra nación. Parece que pueden violarse los derechos humanos más elementales, si el gobierno lucha contra el imperialismo capitalista. Sobre las heridas a los derechos humanos en gobiernos neomarxistas dictatoriales, se dirá quizás que son parte del derecho de esos pueblos a defenderse de la quintacolumna cipaya local e infiltrada, que impide su liberación del colonialismo apátrida. O se negará la existencia de personas desaparecidas, como hacía Videla. Videla hablaba en 1978 de una campaña antiargentina. Hoy algunos hablan de que se estigmatiza y acusa falsamente a pueblos hermanos como Cuba, Venezuela o Nicaragua. Es casi el mismo argumento. SIGUE ABAJO

-Segundo tema: es disparatado prohibir a un ciudadano argentino el reingreso al país. Si ese argentino se hizo los controles de Covid-19, se vacunó, acepta una cuarentena a su costa de 20, 30 o 90 días, no es razonable impedirle la vuelta a la Argentina. Pero el tema se agudiza y se vuelve absurdo si ese argentino viajó antes de la implementación de estas restricciones. Quien viaja al exterior conoce cierto conjunto de reglas y riesgos. El cambio de reglas sólo puede aplicarse a quien viaja con posterioridad a esos cambios, sabiendo al riesgo al que queda expuesto. Digamos: ya las reglas irrazonables, pero esto se agrava si se las aplicamos a quien viajó cumpliendo todas las reglas vigentes a su salida. SIGUE ABAJO

-Tercer tema: si confirmamos que el virus es producto de manipulación humana y aunque aceptemos que no hubo voluntad homicida del gobierno chino, sino sólo negligencias, China debe una enorme indemnización a la Argentina y al mundo. SIGUE ABAJO

-Cuarto tema: leí aval del líder del sindicato docente UEPC, a propuesta de descontar el pago de días de trabajo, a los docentes provinciales que decidan no vacunarse. Antes de 2019 no era controvertida la no obligatoriedad de la aplicación de vacunas que están en etapa experimental (cuando no conocemos sus efectos negativos a cinco años de la aplicación, por ejemplo). Más aún cuando las cifras indican que el 99% en promedio de los contagiados se recuperan sin vacuna, y las vacunas suben esa recuperación a un 99,5% (según los fabricantes, y sin considerar eventuales enfermedades autoinmunes que se despiertan quizás en los siguientes años posteriores a la vacunación). Si a esto agregamos que la publicidad y transparencia de los estudios clínicos y resultados experimentales en voluntarios, de acuerdo a los criterios científicos aceptados por la ciencia (la ciencia vigente hasta 2019) están controvertidos aún en las mejores vacunas de occidente y son aún menos transparentes para estudios clínicos de científicos rusos o chinos, la cuestión se dificulta. Si le sumo la falta de debate libre, con la censura insólita para un tema de debate científico que existe en las redes, se entiende que los franceses salgan masivamente a protestar por el apartheid a los no vacunados o la insólita exigencia de carnet de vacunación para poder desarrollar una vida normal. Vida normal que se pierde ante la epidemia simultánea del covid-19, pánico a morir, falta de información transparente y caprichos autoritarios.
Rodolfo Lemos Angulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *