Condenaron a un abusador serial
riotercerense a 10 años y 8 meses de prisión, que será domiciliaria

Un vecino de Río Tercero fue condenado a 10 años y ocho meses de prisión por haber cometido abusos sexuales en contra de chicas menores de edad de esta ciudad.
La pena recayó en Adolfo Mendoza, un soldador de barrio Las Violetas, de 72 años, quien cumplirá arresto domiciliario por su edad y por su estado de salud. SIGUE ABAJO

El caso tuvo amplia repercusión en la ciudad, conmovió en ámbitos de los Tribunales y trascendió a medios provinciales y nacionales por la cantidad de abusos que cometió el condenado durante varios años.
Durante el juicio, Mendoza reconoció haber cometido todos los hechos de instancia privada en contra de chicas menores de edad en los que estaba acusado. SIGUE ABAJO

Los casos ocurrieron entre 2010 y 2016 y sus víctimas tenían entre 10 y 14 años, según la investigación que llevó adelante el fiscal de Instrucción Alejandro Carballo. SIGUE ABAJO

Mendoza fue condenado por ser autor de siete hechos de abuso sexual agravado reiterado; dos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado reiterado y por una tentativa de abuso sexual con acceso carnal agravado, según informó oficialmente la Justicia de esta ciudad. SIGUE ABAJO

En juicio que se desarrolló bajo la modalidad abreviado en la Cámara del Crimen de los Tribunales.
Mendoza vive actualmente en la ciudad de Córdoba y en su domicilio actual cumplirá su pena.

Mendoza fue detenido en noviembre de 2020 en su vivienda ubicada en calle Maestros Argentinos de barrio Las Violetas de esta ciudad, donde trabajaba en su taller de soldadura.
Luego de trascender los delitos por los que estaba acusado, se lo comenzó a llamar “el violador serial riotercerense”. SIGUE ABAJO

Su detención se produjo cuando muchas de sus víctimas cumplieron 18 años y se animaron a denunciarlo, luego de vivir una verdadera pesadilla durante varios años.
Se conoció que el condenado abusaba de las amigas de su hija cuando la visitaban en su casa.
Algunas de las víctimas decidieron hacer público sus casos en las redes sociales y a partir de eso el caso llegó a la Justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *