A un mes de la muerte de Marilena Bossio, el recuerdo de su mamá: “ella era mi maestra”

Hoy se cumple un mes de la muerte de la veterinaria riotercerense Marilena Bossio (27), ocurrida en el Lago Cardiel, en Santa Cruz. Su gesto de arrojo, entrega y amor conmovió a todo el país. SIGUE ABAJO

Marilena, una joven de perfil muy bajo, que era solidaria, divertida, dulce, amable, una gran amiga e hija, apreciada por todos los que la conocían, pasó a ser querida por todos los riotercerenses y por todos los que conocieron su historia.
“Marilena era gigante de humilde, de gran nobleza; no queda bien que yo como mamá lo diga, pero era así. Nunca quería sobresalir en nada y paradójicamente se hizo conocida”, comentó su mamá, Alicia Martínez, a Diario Río Tercero.
“Ella era mi maestra, con su humildad me enseñaba muchas cosas, desde reciclar a comer sano y me protegía en la cuarentena”, contó. SIGUE ABAJO


Su familia y amigos tendrán hoy un encuentro para llevar los restos de Marilena al cementerio, donde descansará junto a sus abuelos maternos. “Será un día íntimo y terriblemente doloroso”, contó emocionada Alicia.
Marilena había viajado al sur del país, a Gobernador Gregores, para visitar a una amiga de la facultad y en Santa Cruz proyectaba iniciar su vida profesional.
Allí ella entregó su vida cuando el sábado 27 de febrero a las 3 de la tarde un repentino temporal de viento arrastró a Mateo de 8 años hacia el interior del Lago Cardiel. Marilena corrió a salvarlo. Le dio el salvavidas que llevaba, lo protegió y lo animó a resistir bajo la tempestad. “Cuando salgamos vamos a ir a tomar un helado”, le dijo estimulándolo.
La fuerza del viento y del agua los separó. A Mateo lo rescataron del agua con vida unas cuatro horas después. Marilena, una gran nadadora, resistió dentro del agua helada sin que nadie pudiera rescatarla. Hay un testimonio que dice que a las 10 de la noche ella fue vista con vida. Su cuerpo apareció en la madrugada del domingo 28 en la costa del lago. Ese día otras tres personas de Gobernador Gregores fallecieron ahogadas al ser también sorprendidas por el temporal. SIGUE ABAJO


Alicia quiere que la muerte de su hija no haya sido en vano. Pide que en ningún lago del país vuelva a suceder un hecho trágico.
Aunque hubo quienes se lo sugirieron, Alicia dice que no iniciará acciones legales contra Santa Cruz. “Más allá de toda la ayuda económica que nos dieron, porque para nosotros hubiera sido imposible ir a buscar a Marilena, allí encontré una gran familia”, destacó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *